Contáctanos





Imagen Cambiar Imagen

Aceptamos tarjetas de crédito y
Transferencias Bancarias

HIPOCLORITO DE SODIO

Formula:   NaOCl

Nº CAS 7681529

Nº ONU: UN-1791

Nombres Alternativos: Agua de Javel, Clorox, Hipoclorito Sódico, licor de Labarraque, cloro, blanqueador, blanqueador desinfectante, clarasol.

Historia:

El hipoclorito de sodio es un producto químico, usado frecuentemente en hogares. Su uso industrial va unido a su uso como blanqueador. Los primeros antecedentes indican que el uso del cloro como blanqueador fue utilizado primero por Claude Louis Berthollet (1785), cuya agua de Javel se obtenía haciendo pasar cloro a través de potasa (Carl Wilhelm Scheele, descubridor del cloro, ya había notado estas propiedades). Posteriormente, Charles Tennant (1799) utilizaría el cloro que se obtenía como subproducto en la fabricación de sosa; el producto de Tennant era un hipoclorito de calcio en polvo.

 

Desde finales del siglo XVIII, además, se fueron encontrando usos al hipoclorito como desinfectante; los pioneros fueron el médico francés Pierre-François Percy (1793); a partir de su uso con esta finalidad, se redujo la mortalidad por falta de asepsia en Clínicas y Hospitales alrededor del 50%.

 

Usos y Aplicaciones

El hipoclorito de sodio se usa mucho como oxidante en el proceso de potabilización del agua, a dosis ligeramente superiores al punto crítico; punto en que empieza a aparecer cloro residual libre.

Se utiliza también como desinfectante en piscinas, ya sea por aplicación directa en forma de líquido (125 mL diarios por cada 10 m3 de agua), pastillas concentradas o en polvo, o a través de un aparato de electrólisis salina por el que se hace circular el agua de la piscina.

También se usa en el proceso de identificación de especies de los distintos filos de animales que poseen espículas o escleritos, como poríferos o equinodermos. El hipoclorito de sodio disuelve la materia orgánica dejando al descubierto estas estructuras (únicas en cada especie), que son de carbonato de calcio (calcáreas) o dióxido de silicio (silíceas) y, por tanto, no se disuelven.

Este producto químico se puede también utilizar como blanqueador para las fibras textiles, así como para desinfectar los lavabos gracias a su poder fungicida y bactericida.

En parasitología puede ser utilizado para la esporulación invitro de quistes de protozoos del phylum apicomplexa en el método denominado de Cawthorn.

 

Proceso de tratamiento de aguas residuales

Proceso de tratamiento de aguas residuales

Desinfectante en productos de limpieza

Como desinfectante, en productos de limpieza

Blanqueador de Textiles

Procesos textiles, como blanqueador